Abuelo está muy triste y la única que le hace compañía es su nieta una preciosa guarrilla de 18 añitos. El abuelo se siente solo ya que toda su familia no lo visita y gracias a su nieta él se siente vivo, entonces la nieta se acerca al abuelo para consolarlo y siente algo duro creciendo en el pantalón del abuelo, y el abuelo cabron acerca sus labios a los labios de su nieta, en donde la zorrilla le corresponde. Ahí mismo la nieta le hizo una buena mamada de polla con un beso negro donde hace mucho tiempo el abuelo no sentía una lengua en el culo. La zorra nieta demostró ser más puta que las putas follando a su abuelo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*