Media noche y una zorra madre arde en deseo, pues ella una mujer madura no sabe qué hacer para calmar sus necesidades, así que esa noche se escabulle a la habitación de su hijo, en donde este chaval duerme desnudo y la madre al verlo se muerde los labios y se acerca sigilosamente donde toca esa polla y se lo mete a la boca saboreando con mucha pasión. El chaval al sentir tan rica mamada de polla no le importo que sea su madre que le hace sexo oral y cuando tuvo la pinga bien dura se lo metió por el culo haciendo que se mojara toda.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*