Una historia de mucho morbo, pues ella es una mujer sola y desde hace un tiempo tiene un deseo sexual por su sobrino el hijo de su hermana. El se dedica de gasfitero pero hoy ella está con unas ganas de terrible de sentirse deseada y la última vez que su sobrino estuvo en casa no paraba de mirarle el culo. Hoy ella llamo a su sobrino para que arregle la lavandería pero lo que necesitara arreglo es el tubo de la tía. El sobrino lamio esa concha caliente y follo en cuatro patas el gran culazo de su tía golfa.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

2 Comments