Una mañana cualquiera llega a casa una hermosa mujer rubia con un lindo cuerpo, pues ella pensaba que estaba sola en casa y en eso escucha ruido y mira como su sobrino esta tirándose una buena paja y al ver esa polla parada se puso muy cachonda y le entro unas ganas de sentirlo en su coño. La tía entro a la habitación asustando a su sobrino que se tapo inmediatamente al ver a la hermana de su madre. La tía se acerco y suavemente puso sus manos en su polla dura y en segundos ya estaba lamiéndole las bolas. Qué forma de follar de la tía toda una experta y ese culazo en cuatro patas vuelve loco a cualquier chaval. Disfrutando del rico culo de mi tía zorra.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*