Maduro es profesor y siempre le piden sus alumnas clases particulares, pero esta vez están sus sobrinas dos lindas guarrillas que necesitan unas clases particulares en donde su tío se ofrece de voluntario para enseñarlas. Ellas no sabían de qué se trataban esas clases pero el tío sabe que toda guarrilla a esa edad desea follar y el tío les puso la pinga en la cara de sus sobrinas y estas golfitas felices en chupar esa verga, el tío las puso en cuatro patas y les metió la pinga y las sobrinas se fueron felices bañadas de leche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*