Mi bella sobrina siempre llega a casa cada verano, pero esta vez esta linda guarrilla de 18 añitos ya no era una niña, púes ella ya tenía muchas ganas de follar. Esa noche cuando fui a ver como estaba, ella está muy cachonda que sin decirle nada me agarro la polla y se lo metió a la boca. Yo solo deje que haga eso porque ese culito de mi sobrina está muy excitante. Aquella noche en la habitación la agarre en cuatro patas el culo tierno de mi sobrino y deje toda la leche rebalsando de su coño caliente y apretado. Ahora deseo que cada vera pase rápido para follar a si zorra sobrina.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*