Chaval tiene una madre muy guarra, o mejor dicho una puta madrastra. Ella se convierte en su perra cada vez que su esposo no está el padre del chaval. El chavalillo le encanta sentir esa concha caliente de su madrastra y esas tetazas firmes toda sudada esperando tener algo de leche sobre ella. Follando a mi guarra madrastra de tetas firmes en donde el chaval saco cada gota de leche en el vientre de su nueva mama. Toda una guarra y esperando que algún día nos toque una puta madrastra como la del chaval.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*