Mi tía es una mujer muy famosa, una verdadera zorra.  Una tarde fui a visitar a mi golfa tía con esas enormes tetazas a cualquier chaval desearía descansar en medio de esa hermosas ubres. Pero ese día mi tía es con la concha caliente y mi día de suerte llego. Ella me pidió que me acercara y tomo mi polla como nadie lo había hecho antes. Toda una experta mamando polla y esas tetazas son todo un placer tocarlos, así que no deje de e escapar esta oportunidad y le revente el culo en donde ella no sintió mucho dolor pero si demasiado placer. Mi tía la zorra la termina bañando de lefa en toda su cara y tetazas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*