Chavalillo nunca estuvo de acuerdo que su padre se casara de nuevo, pero cuando su nueva madre ósea su madrastra vino a vivir con ellos todo cambio para este chavalillo. Pues su madrastra es muy golosa y cuando su padre se va a trabajar ella agarra un enorme dildo y se lo mete por el culo haciendo mucho ruido, pues el hijastro de apenas 18 añitos estaba mirando agarrándose la pinga viendo a su madrastra gemir de placer. La zorra madrastra se dio cuenta que la estaba viendo e invito que ingresara en donde el chavalillo tuvo el mejor sexo de su vida con su madrastra, en donde ella le enseño lo rico que es hacer sexo anal. Ella quedo feliz y el chavaillo ADORA A SU PUTA MADRASTRA.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*