Esto paso un sábado por la noche donde la simpática hija rubia se quedo en casa junto con su padre un tipo gordo. Ella nunca pensó follar con su propio padre, pues este aprovechando que están solos y ella desea conocer el placer de la carne, el tipo la lleva a su dormitorio donde él se desnuda ante la mirada de su hija que al ver esa polla le dio curiosidad de chuparlo, pues el padre le dio permiso para que lo mamara donde la hija lo hizo muy bien, que el padre la puso sobre la cama y levanto ese lindo culito en perrito y le metió toda su polla para sacar toda su lefa caliente en el vientre de se hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment