En la madrugada dos bellas hermanas duermen tranquilamente, en eso entra despacio el padre un hombre mayor donde comienza a tocar las tetas de su hija menor, pues ella es sonámbula y su padre se aprovecha de eso, por esa razón le hace chupar su polla y la hija lo hace con gusto sacándole toda la leche a su padre, mientras su otra hermana no se despierta pero siente unas manos suave tocando su precioso culito. La hija termino en un baño de semen por parte de su padre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*