Padre llega a casa de su hijo, sin pensar que sus lindas nietas son unas tremendas zorrillas bien putonas. El abuelo esta paseando por la casa en eso escucha ciertos ruidos en una de las habitación donde ahí se encontraba su nieta junto con su prima lamiéndose sus coños, pues el abuelo se le puso duro la polla, en eso entra y la nieta al verlo tan cachondo decide darle su coño ya mojado. El abuelo se dio tremendo festín con la nieta mientras su prima se folla a su tío, ya que la guarrilla está muy cachonda y el tío al ver a su hija follando con su padre se le puso duro la polla y follo ese coño que se ofrecía.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*