A media noche un padre entra a la habitación de su linda hija que duerme plácidamente, pues el padre le gusta oler el coño de su hija y por esa razón huele la braga de su hija haciendo que se le ponga dura la polla, pues el padre no aguanto la curiosidad que toca y besa ese tierno coñito de su hija que sueña mojado. El padre se va de la habitación pero la hija en ese sueño húmedo al sentir la lengua de su padre sin saber que era él se comienza a masturbar. Esta es la primera parte porque en la segunda parte el padre le da duro castigo a su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*