Padre está muy enfermo y está en cama y la única que lo atiende es su hermosa hija. Ella le da sus pastillas todos los días en la mañana, pero esta mañana ella tiene la medicina perfecta para su padre. Ella lo pensó toda la noche ya que las pastillas no reaniman a su padre y ella tiene planeado darle el mejor sexo de su vida, la hija comienza a tocar esa polla dura de su padre y le da una delicioso sexo oral, donde el padre al pasar los minutos se recuperó y la puso en perrito a su hija y le metió toda su polla hasta eyacular todo su semen en la boca de su puta hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*