Algunos recordaran cuando nuestro padre nos daba severo castigo cuando nos portábamos muy mal como dándonos nalgadas en el culo, pero este padre tiene un hija muy zorra que ahora tendrá un severo castigo por ser tan putilla y entregar el culo a cualquiera sabiendo que ese culo solo le pertenece a él. Hoy la hija recibirá por parte de su padre un fuerte castigo donde sus nalgas quedaran totalmente rojo. Eso sí que dolió y la guarrilla desde ahora ya aprendió la lección de no entregar ese culazo a cualquiera.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*