La esposa de este tipo pelado siempre ha tenido la fantasía de ver como el come el coño de su propia hija, pues ese día sucedió donde este viejo tenía su lengua pegada en el coño de su zorra hija que gozaba de la buena chupada de coño de su padre mientras la madre en el otro lado miraba y se metía dedo al coño. La guarrilla hija ese noche tuvo el mejor seco de su vida follando con su padre y en presencia de su puta madre que miraba todo y se corría.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*