Padre esta solo jugando ajedrez, pues él no tiene muchos amigos y eso le preocupa mucho a su hija una linda jovencita rubia. Ese día la hija se acerca a su padre que está jugando solo ajedrez y ella cariñosamente comienza a tocar su cuerpo y ella se abalanza y le da un beso en donde el padre se sorprende, pero accedió a los deseos de su hija en donde ella saco la enorme polla de padre y le dio un delicioso sexo oral. Ese día ahora el padre ya no juega ajedrez, prefiere follar con su puta hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*