Mi padrastro es un moreno de 45 años, pues cada noche mi madre chilla peor que cerda y en cada follada me meto el dedo pensado que tan grande puede ser esa polla negra. Aquella tarde mi padrastro cabron se quedo solo en casa y aprovechando ese momento le mostré mi culito suave y tierno donde este cabron se saco la polla y dejo ver lo grande que era, pues mi boca se poso en esa pollaza negra hasta dejarlo durísimo porque mi coño será el más feliz al tener tremenda pollaza gorda entrando y saliendo de mi coño. Esa follada fue increble y ahora cada vez que estamos solo mi padrastro negro pollon me destroza el culo y llena de toda su leche caliente en mi boca.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*