Nunca pensé  que follarme a mi madre sería distinto a follar a mis novias, pues una noche que no salí con mis amigos mi madre acepto mamarme la polla, pues fue una buena mamada que nunca olvidare, pues aquella noche después de una buena mamada y comida de coño, puso a mi madre en cuatro patas donde ese culazo fue bien bombeado, pues mi madre chillo como nunca y saque toda la leche a mi madre.

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*