El abuelo vive un romance con su nieta como si fueran unos chiquillos, pues ellas se van de la mano por el parque hasta llegar en sitio desolado donde sus labios y sus lenguas se juntaron, pues la nieta cachonda estaba con muchas ganas de mamar polla y algo que lo hizo, pues ahí mismo se arrodillo y comenzó a darle una buena mamada de polla a su abuelo hasta sacarle cada gota de leche, pues satisfechos los dos se fueron a la casa pero no para descansar mas bien para seguirla donde la guarrilla esta vez todo la riendas, donde cabalgo al abuelo hasta dejarlo completamente seco de leche. Nieta golosa ama a su abuelo pero mucho más a su polla que le hace feliz.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*