Nieta pensó que estaba a solas en la casa, pues ella al desnudarse escucho cierto ruido y se escondió y era su abuelo, un tipo muy mayor pero que hace mucho ejercicio y cuando la jovencita nieta vio desnudo y en especial esa enorme polla de su abuelo se quedó estupefacta, pues el abuelo al verla se asombró y ella se acercó sigilosamente y el abuelo no pudo más que dejarse llevar por ese sentimiento de placer de su nieta zorra. El abuelo le comió ese coño tierno y húmedo y la nieta saboreo esa enorme pinga dura y grande.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*