Nieta está en la piscina dándose un rico chapuzón, en eso llega el abuelo sin percatarse que su nieta está ahí en la piscina, pues la nieta mira al abuelo, donde se percata el buen cuerpo que tiene y en especial ese gran bulto donde con una sonrisa piensa lo enorme que será. El abuelo entra a la piscina y la nieta lo recibe calurosamente. Esta historia de sexo e incesto de abuelo y nieto hará que hablar, así que veamos como la nieta le chupa la polla y el abuelo le mete toda su pinga dentro de ese coño apretado.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*