La joven nieta está en su habitación estudiando en eso se aparece su abuelo y la mira fijamente a los ojos de su abuelo, pues el abuelo vino por mas porque anteriormente la dulce nieta ya le había mamado la polla y ahora vino para que su nieta le chupe toda la polla, la nieta rubia le bajo el pantalón y comenzó a lamerle la polla y las bolas pero sin ningún resultado, pues el abuelo tenía toda la polla flácida, pero siempre está la lengua para reemplazar pues el abuelo le dio tremenda mamada de coño a la zorra nieta que gimió duro porque el abuelo es todo un sopero. Buena lamida de coño a nieta guarrilla.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*