Llegar a cierta edad es muy complicad para cualquier hombre mayor, pero este abuelo tiene la gran suerte de tener una linda nieta que la cuida mucho, Cada vez que su nieta viene a su casa para asearlo le da una buena mamada de polla, pues la nieta zorra le gusta chuparle la pinga a su abuelo que la tiene dura, el abuelo no se queda atrás y le limpia con su lengua ese coño mojado y caliente de su nieta. Que tal suerte del abuelo de tener una nieta tan putilla.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

2 Comments