Después de aquella noche donde el padre entro a la habitación de su hija para correrse una paja con la braga mojada de su hija, pues al día siguiente el padre logro su objetivo y es follar el coño estrecho y apretado de su hija, la simpática hija chillo como nunca al sentir la polla de su papa follandola en cuatro patas, donde ella apretaba los dientes al sentir como su coño se le abre. El padre le follo muy bien y la hija le dio tremenda mamada de polla, que al final le saco toda la leche. El papa después de follar le vino el remordimiento de lo que hizo mirándose al espejo, pero lo pasó muy bien follando con su hija. Aca esta la primera parte donde el padre le huele la braga a su hija

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*