Nunca olvidare aquel día cuando mi padre no tuvo compasión con mi delicado coño, pues el posición perrito me hizo su mujer metiéndome su gran polla gorda, pues ese place que causaba era de dolor pero era tan rico que me hacia mojar mis labios con mi lengua al sentir tanto placer, pues mi papá me hizo su mujer y aquel día mi coño recordó por varios días aquella follada porque me dolía, pero espero que se repita otra vez.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*