Una tarde cualquiera la bella Hillary está en casa sola, pues esta linda guarrilla rubia le gusta masturbarse cuando no hay nadie en casa, pero aquel día mientras se estaba dando una buena corrida de coño, su padrastro llega y la ve haciendo eso, por el cual la guarrilla se avergonzó mucho al ser pillada por su padrastro. El tipo al ver ese coño bien mojado y con un dildo en el culo se le puso duro la polla y él como todo padre le dio una polla de carne en vez que utilice una de plástico. La hijastra zorra al ver esa polla enorme y doblada del padre se lo metió eh garganta profunda hasta sentir toda la leche en su boca.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*