Una madre desnaturalizada obliga a prostituirse a su propia hija, donde la madre ofrece el culo de su hija al mejor postor. Ella se gana la vida de esta forma desde que el padre de su hija las abandono. Ahora la madre se hace cargo de la casa convirtiéndolo en un pequeño burdel, donde su hija es la puta. Ahora la madre tiene un cliente en casa que desea sexo anal y pago mucho dinero para desflorar el culo de la jovencita. La hija no lo desea hacer pero la madre la obliga hacerlo, pero la hija al sentir ese pedazo de carne dura en su culo le gusto muchísimo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*