Mi padre y mi madre desde que cumplí 18 años de edad, me han follado entre los dos, pues ellos cada vez  que toman licor se ponen muy cachondos en especial mi padre. Pues aquella ocasión el me llevo a la cocina y me sentó en su rodilla para que sintiera su gran polla dura, pues ella rápidamente saco mis tetas al aire donde él se pone loco cuando toca y chupa mis tetas. Pero al rato llego mi madre que al vernos se unió, pues mientas mi padre follaba mi tierno coño mi madre le chupaba las bolas. A pesar de todo esto amo a mi padre y mi madre por llenarme de mucho placer.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*