Los que os contare paso con mi padrastro, pues mi madre es una mujer muy bella en donde nunca le faltan hombres. Pero esta ocasión mi padrastro me convirtió en su amante en casa, porque cada vez que después de follar a mi mamá, siempre va donde estoy yo para follarme mi preciado culito. Realmente esa enorme verga que tiene mi padrastro me vuelve loca donde me lo meto hasta el fondo de mi garganta hasta que choque las amígdalas. Me encanta chupar esa pija enorme y él le gusta mirar mi gran culo. Ahora gocen como me siento en la gran polla de mi padrastro y el intentando no ser filmado, porque la que puso esta cámara fui yo porque deseo verlo cada noche y correrme viendo el video.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*