Padre llega a casa después de jugar partido con sus amigos, pero no anoto ningún gol y cuando llega a casa encuentra su zorrilla hija que es también fanática del futbol. El padre se acerca y cariñosamente le agarra las tetas pequeñas de su hija en donde ella rápidamente saco esa pinga dura y le dio tremenda chupada. La zorrilla hija rubia se dejo meter gol en cuatro patas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*