No soy buena cocinera, mucho menos se picar una cebolla y menos tengo gracia para ponerme a servir a un montón de perdedores sus almuerzos. Pero cuando me pongo mi uniforme de sirvienta mi primo queda embobado con mi culo, pues el vive desde hace una semana con nosotros y de verdad agradezco mucho que haya venido porque no tengo que salir de casa cuando estoy con ganas de follar, mi primo me da unas buenas folladas dejándome muy satisfecha.

4

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*