Un madre es toda una puta come pollas pues ella no puede vivir sin una polla en su boca. Como en esta ocasión que su esposo le llama por teléfono mientras ella está dando una buena mamada de polla tragándose toda la leche del tipo mientras habla por teléfono con su esposo, pues después de disgustar una buena polla se va a casa pero no se va sola pues ella también desea que su hija pruebe una polla bien gorda para que entre las dos saboreen la leche. Que perra madre. El tipo al llegar a la casa se pone cómodo donde aparece una linda guarrilla junto con su madre, pues ella misma le dice que ahora sabrá que es mamar polla y saborear la rica leche. Aquella tarde la hija aprendió como meterse la enorme polla del tipo hasta el fondo de su boca y la madre le entrego el culo de su hija para que siente el placer anal. Ellas terminaron en baño de lefa donde el chaval saco toda la leche en la cara de ellas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*