La relación que llevo con mi madre y mi zorra abuela es de lo mejor. Cada fin de semana ellas siempre desean que me quede en casa para darme una buena mamada de polla. La mas golosa es mi zorrilla abuela que se lo traga entera donde a pesar de sus edad tiene una buena lengua y profunda garganta algo que heredo mi madre. La vemos como están las dos chupándome la polla donde mi madre me la chupa y la abuela esperando su turno para tenerlo en su boca. Después de una gran mamada ellas se ponen en cuatro patas esperando sentir la polla gorda entre sus coños. Toda unas cerdillas putas que solo esperan tener mi leche en sus bocas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*