Hijo está tomando desayuno tranquilamente en eso entra su madre y al verlo decide sorprenderlo tapándole los ojos, pues el hijo al sentir esas manos suaves sabía que era su madre y al voltear ella le da un cálido beso, pues ellos llevan esta relación a escondidas de su padre. Ella es una bella mujer muy joven en donde le gusta tocar y saborear la polla de su hijo. El hijo se agacho y abre levente la pierna de su madre para comer ese coño mojado y hambriento de polla. Esa mañana madre e hijo follaron en la cocina.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment