Pues como todo joven siempre sale de fiesta cada sábado por la noche, pues aquel domingo temprano mientras el hijo dormía, es interrumpida por su madre una bella mujer que le gusta que su hijo venga borracho porque sabe que se puede aprovechar de él. Aquella mañana la madre consiguió lo que deseaba y es sentarse en la polla de su hijo y mojarse toda. El hijo no se queda atrás porque goza cuando su madre se porta de esta manera dándole una buena follada.

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*