Chavalillo de apenas 18 añitos tiene una cierta inclinación, pues a este chaval le gusta ponerse el brasier de su madre. El estaba en el cuarto de su madre pensando que estaba solo en casa, así que vio el brasier de su madre y comenzó a olerlo y tratar de ponerse para ver cómo le queda, en eso su madre se aparece y al ver a su hijo deseando ser una chica puso el grito al cielo pero por dentro. Así que ella tomo una decisión muy drástica y es follara  su hijo para que sienta lo rico que es follar un coño. La madre se agacho y comenzó chupar esa polla joven con todo y bolas de su hijo que se le puso duramente, entonces ella vio que estaba listo y sé que puso una pierna en la cama y la otra en el piso, con el culo apuntando a la gran polla de su hijo en donde el chaval le metió hasta sacar toda la lefa a su madre. Ahora el chaval ya probó un ben coño y ahora ya sabe lo que le gusta.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*