Pelirroja madura se levanto muy cachonda, pues ella estaba planchando la ropa pero su deseo de tener una buen pinga en su coño pudo más y se comenzó a masturbarse haciendo ruidos fuertes, en eso su hijo baja las escaleras y se da con la sorpresa que su madre se está metiendo dedo en su coño. La madre mira a su hijo y no para de meterse dedo, pues el hijo se acerca y comienza a besar los pies de su madre hasta llegar a esa parte caliente y comenzó a lamer ese coño mojado. Esa mañana la madre termino en cuatro patas en la escalera sintiendo la gran pinga de su hijo por el culo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*