Madre es muy servicial que atiende al maganzón de su hijo en todo. El hijo le gusta despertarse cada mañana del domingo con una paja y que mejor que su madre que haga esa labor. Pues ella es una mujer rubia muy bella con unas manos prodigiosas y esa boca mamona que hace que el hijo descargue toda esa leche que lleva en las bolas. La madre no para hasta sacarle hasta la última gota de leche de esa gran polla enorme de su hijo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*