Desde que su esposo de esta madre desconsolada falleció quedo con sus dos hijos en la casa. Pues al pasar el tiempo la madre comenzó a cambiar y cada noche tenía el coño bien caliente, hasta que una noche espió como su hijo se bañaba y al ver esa enorme polla toda mojada la madre se caliente y se corrió ahí mismo, el hijo se sorprendió al ver a su madre y fue a decirle a su hermano lo que había pasado y entre los dos no quería creer que su madre deseaba sus pollas. En eso entra la madre y se siente en medio de los dos y en cada mano agarro la polla de sus hijos,  pues ellos al ver a su madre muy cachonda decidieron follarla ya si calmar todo ese fuero que lleva dentro.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*