Domingo por la mañana la bella madre se levanto temprano porque su esposo le prometió llevarla de Shopping pero él prefirió dormir que llevar a su bella mujer de compras, así que ella se fue al dormitorio de su hijo un chavalillo que a pesar de no ser su propio hijo lo quiere como tal. Esa mañana la madre le pidió que le acompañe hacer compras pero el hijastro también desea dormir, pero esta vez la madre no se rendirá fácilmente, donde sus manos recorren hacia esa polla dura el hijo para después darle una buena mamada. Esa mañana la madre recibió mucha leche caliente en toda su cara por parte de su hijastro.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment