Como todas las tardes madre está preparando el almuerzo en eso llega su hijo y le ayuda. La madre al verlo cocinando se comenzó a mojarse y comienza acaricias suavemente el cuerpo de su hijo hasta que las manos llegaron a esa polla joven que un instante se puso duro al sentir la boca mojada de su madre chupándole la pinga. El hijo dejo de cocina y atendió a su madre que ardía de placer mucho más que el fuego de la cocina. Ahí mismo en la cocina en le piso la madre folla a su hijo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*