Una madre trae a su hijo su leche para que tome antes de dormir, pero el hijo esa noche no deseaba tomarse la leche, él deseaba tener otra cosa en la boca, pues la madre también deseaba lo mismo deseaba tomarse otro tipo de leche. La madre miro fijamente la polla de su hijo que crecía rápidamente en donde ella al verlo duro se lo metió a la boca. Que puta de madre y esa noche madre e hijo cogieron toda la noche hasta el cansancio.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*