Todo joven le gusta masturbarse en casa, pero esa tarde la madrastra llega temprano de hacer compras en el supermercado y encuentra a su hijo masturbándose, pues ella se ríe al verlo y él se avergüenza. La madre se fue a la cocina y el hijastro no se quedo tranquilo porque vio como su madrastra le quedo mirando su polla dura. El hijastro comenzó a seducir a su madrastra y termino follandola en la mesa de la cocina dejándola embarrada de semen.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*