Linda rubia a pesar que tiene 18 años, le gusta vivir todavía su niñez jugando juegos de niña. Ella esta vestida con diminuto short y al cansarse de jugar, va donde su padre que está leyendo su libro en donde ella le interrumpe sacándole su polla para darle una buena mamada, el padre solo se quedo atónito viendo como su hija se traga toda su polla, para después meter su polla dura en ese estrecho y cerrado coño de su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*