Las prohibidas fantasías de su padre llego a su fin. Pues este tipo todos los días entraba a la habitación de su hija para oler esas bragas sucias con olor de coño de su hija. Todas las noches era igual y la hija sabía algo de eso pero no estaba segura hasta que una noche la hija encontró a su padre oliendo sus bragas. Ella le dio una lección y le dará ese gusto a su padre de tener su coño para su polla. El padre no sabía qué hacer pero se dejo llevar y follo a su zorra hija metiéndole toda su polla.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment