Nunca pensó este chaval que cumplir 18 añitos le causaría mucha molestia, pues su madre una mujer madura y bien zorra, lo sedujo a su hijo en la cocina, pues el hijo está en esa edad de experimentar el sexo y es fácil de caer, pues su madre le ofreció ese coño caliente y mojado que tiene para que sienta por primera vez el sabor de una concha madura y experimentada, el hijo al ver a su madre recostada sobre la mesa comenzó a meterle lengua y al sentir ese sabor de coño por primera vez se le puso duro la pinga y la madre le dio una mamada y abrió las piernas para que le metiera esa tremenda verga.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

2 Comments