Ya eran más de la medianoche  y madre entra a la habitación de su hijo que está leyendo. La madre está que arde de deseo y no deja de pensar en la verga de su hijo cuando lo vio desnudo. Así que ella hoy está dispuesta a todo, el hijo se dará con la sorpresa que su madre desea su polla en su coño caliente y  la madre agarra esa polla fuertemente y se lo mete a la boca. El chaval no sabía si correr o quedarse pero al sentir tan placentera mamada se quedo a comer el coño caliente de su madre. Esa noche la madre quedo satisfecha.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*