Jovencita colegiala llega de la escuela y encuentra a su padrastro sentando leyendo su periódico, pues ella miro que su madre no estaba y recordó aquella noche donde su madre gemía como puta diciendo que polla tan grande tiene, aquella noche esta zorrilla no durmió y se corrió toda pensando en esa polla de su padrastro. Ahora que está solo esta puta no perderá la oportunidad de tener esa pollaza entre sus piernas, así que se acerco y le bajo la bragueta y puso esa pollaza en su boca para lamerlo y hasta chuparle las bolas. Este tío se olvido que es su nueva hija y la follo y trato como toda una puta hijastra.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*