jovencita llega de la escuela a casa como todos los días, pues ella está creciendo y ya tiene esa edad donde las chicas desean conocer su cuerpo en donde ellas mismas exploran su cuerpo, pero aquel día ella no puso seguro a su puerta y ella se hecho sobre su cama y comenzó a masturbarse dilatando ese coño rosado y virgen que tiene, en eso entra su madre y al verla metiéndose dedo tan pequeña todavía decida castigarla dándole nalgadas en ese hermosa y blanco culo dejándolo completamente rojo. La hija se quedo llorando pero eso no le parara para que siga metiéndose dedo en su coñito.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*